El protegido

En la misma tarde en la que Vitolo salió abucheado de su propia casa, Fernando Torres (Fuenlabrada, 1984) fue de nuevo generoso con todos aquellos que decidieron profesarle cariño eterno por el simple hecho de compartir con el aniñado delantero filiación colchonera. Porque a los de casa, hagan lo que hagan, hay que quererlos y respetarlos, jamás repudiarlos. Bautizado en el mismísimo infierno, la irrupción en la escena rojiblanca del Niño no pudo estar más cargada de simbolismos. Fueron los años de purgatorio en Segunda los que hicieron que el hermanamiento entre el fuenlabreño y la grada alcanzara cotas extraordinarias y que el vínculo surgido entre uno y otros permaneciese sólido por muchos kilómetros que se interpusiesen entre ambos.
Nadie acusó a Torres cuando el club decidió redefinir su relación contractual con el delantero y rebajar su cláusula de rescisión de 90 a 40 millones. Tampoco lo hizo nadie cuando, en el verano de 2007, decidió atender la llamada de Rafa Benítez. La sensación en las filas colchoneras fue más de nostalgia que de indignación. Se entendía su salida del club como el paso que su carrera, hasta ese momento en progresión meteórica, demandaba. Por eso se celebró su llegada como el advenimiento de un nuevo Mesías. Por eso a nadie extrañó que Simeone decidiese reforzar el vínculo sentimental con la grada tirando de los servicios de un Torres al que su nivel futbolístico real ya no le daba para sentar cátedra en el primerísimo nivel europeo. Por eso no hubo una avanzadilla de justicieros en representación de la afición apostados para pedirle cuentas a su llegada.
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Anoche ante el Celta, el Atlético sufrió probablemente más de lo previsto ante un equipo que venía de un severo mazazo anímico. Sin embargo, se rehízo admirablemente al tempranero gol celeste merced a una nueva aparición estelar del ídolo, del protegido, del querido por todos. Fernando Torres, que cada año regula más su rendimiento y planifica mejor sus esfuerzos, sigue dando pinceladas puntualísimas de su capacidad resolutiva y su oportunismo. Ya no es, desde luego, aquel jugador veloz, ágil y potente de antaño, pero su catálogo de recursos ha sido adaptado a los nuevos tiempos y a un fútbol más pesado e industrial. Frente al Celta, ademas, marcó por segundo partido consecutivo en Liga. Lo hizo tras un control inverosímil de espaldas a portería y una especie de chilena tan poco grácil, tan de solteros contra casados, como inteligente y efectiva. Fue un gol de esos que pervivirán en el recuerdo y que dentro de dos o tres años, cuando el Niño ya sea historia colchonera, glosarán su intachable carrera como futbolista del Atlético de Madrid.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Puedes encontrar camisetas de Fernando Torres en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.

Reinventando París

Que algo lleva años cociéndose lentamente en París no es una cuestión desconocida para la gran mayoría de los aficionados al fútbol. Desde la llegada al Paris Saint-Germain del hoy accionista mayoritario del club, Nasser Al-Khelaïfi, la institución parisina se ha visto envuelta en un proceso de transformación brutal partiendo desde su mismísima base. Anclado en la mediocridad desde hace años tras haber vivido una destacable y recordada etapa durante la década de los noventa, el nuevo PSG inició su particular revolución deportiva hace algo más de cinco años. Renovó su banquillo con la llegada de Ancelotti para reemplazar a Antoine Kombouaré y, sobre todo, puso en movimiento una carretillada de millones para reconstruir, picoteando de aquí y de allá, una plantilla digna de cualquier grande de Europa. Aquello fue más que una simple operación de chapa y pintura. Sin embargo, el crecimiento deportivo no ha ido de la mano de la fortísima inversión. A Carlo Ancelotti le sucedieron en el banquillo parisino Laurent Blanc y Unai Emery, siempre con el objetivo del club fijado en la competición continental. Pero Europa exige un punto más. Un punto que quizá no se compra con millones y que se alcanza con algo más que extraordinarios jugadores en nómina. Un punto tal vez intangible, más relacionado con la esencia, con el poso histórico y social y con la habitualidad en las últimas rondas de la competición. Todo eso que solemos condensar en la palabra ‘oficio’.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
La revolución en el club parisien no se está viviendo únicamente sobre el césped con el desfile interminable de los Ibrahimovic, Pastore, David Luiz, Cavani o, el último en incorporarse al joyero parisino, Julian Draxler. La mercantilización a la que está siendo sometida la institución desde la llegada de Al-Khelaïfi tiene una variante específica fuera del terreno de juego. El inversor catarí desea seguir modelando su proyecto al detalle. Hacer de la icónica marca ‘París’ algo propio, algo que potencie la identidad de un club que, siendo realistas, nunca ha destacado por tener una fuerza identitaria demasiado destacada, es el primero de los pasos.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
El escudo del club no se ha quedado fuera de la profunda operación de renovación del club. Con el plumero se ha sacado de encima la cuna de Luis XIV que tradicionalmente ocupaba los bajos de la Torre Eiffel. Nada que recuerde al Rey Sol, porque este club, dice Al-Khelaïfi, es de todos los parisinos y el recuerdo al monarca podría ser interpretado como una maniobra excluyente o restrictiva con las numerosas y variopintas capas sociales que pueblan el graderío del Parc des Princes. En su lugar, una aséptica flor de lis, que sí se ha mantenido con respecto al anterior diseño. Tampoco se han observado miramientos para desplazar la representación gráfica de la vinculación del club con la localidad de Saint-Germain-en-Laye hacia un lugar secundario. La marca ‘París’, referente mundial, destaca ahora sobre el conjunto, despreciando en cierto modo los orígenes del joven club capitalino, formado tras la fusión en el año 1970 del Paris FC y del Stade Saint-Germain. Modernidad, lo llaman. Mientras tanto, el ansiado gran éxito europeo continua haciéndose desear.
Puedes comprar las camisetas del PSG, y de cientos de equipos más, en Classic Football Shirts, la tienda online especializada en camisetas de fútbol de todo el mundo.
En DDF| Camisetas clásicas: la Recopa del PSG
En DDF| Ici c’est Paris
PSG| La evolución del emblema del PSG