Una Conversación con el Ajax

El Ajax vuelve a una final europeo tras muchos años lejos de su aristocrática posición entre la élite del Continente. Con un entrenador sin pasado en el Ajax, con una generación de chicos sin casi experiencia competitiva y tras una temporada que se complicó mucho nada más comenzar, el conjunto holandés ha conseguido dar la sorpresa gracias, en parte, a que el proyecto del club no comenzó en verano, sino mucho antes. De todo esto, desde el trabajo de Frank de Boer al de Peter Bosz pasando también por las apariciones de Kasper Dolberg o Davinson Sánchez, pudimos charlar con Tomàs Martínez Pés.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
Me gustó mucho una reflexión que lanzó Albert Morén recientemente acerca de cómo, en realidad, este éxito del Ajax en 2017 no ha sido una consecuencia inmediata de una “vuelta a los orígenes”. Esta reformulación del proyecto existe, pero desde hace ya un tiempo. Es verdad que ahora ha cosechado su primer gran impacto europeo, que lo lidera un equipo muy joven y con bastante potencial, pero el Ajax de Amsterdam lleva años tratando de adaptar su ideario a un fútbol contemporáneo que no sólo a nivel táctico, sino también a nivel socioeconómico, le ha ido obligando a cambiar ciertas cuestiones.
Repasando partidos, sobre todo de Europa League, me he encontrado con un Ajax de Bosz menos potente de lo que pensaba. Es cierto que tiene mucha calidad, que la propuesta colectiva demuestra mucha personalidad, que la juventud del equipo transmite sensaciones muy positivas… Pero también me parece que el camino del Ajax en la propia EL ante Copenhague, Schalke y Lyon muestra a un equipo que demuestra ser mejor sin prácticamente nunca ser superior. No sé si me explico…
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Es que en el apartado defensivo la idea de Bosz es montar un bloque medio-alto en forma de 4-5-1 en la que van saltando los cinco hombres del medio según la zona del campo en la que el rival tenga la pelota. Pero al final esto, más que algo colectivo, parece una serie de esfuerzos individuales. Porque el Ajax de Bosz corre mucho, hacia todos lados y en todo momento. No tengo tan claro que corra bien, precisamente creo lo contrario, pero su presión ha marcado diferencias en Europa League.
Bosz decía en una entrevista que la regla de “los tres segundos” que tiene el Barcelona para recuperar el balón en su caso debía ser de cinco, porque no son tan buenos, no pierden la pelota con tanta calidad y, por ende, no pueden ordenarse tan bien. Y lo hacen, les sale bien y, por eso, luego en ataque pueden mostrar con aún más efectividad esa capacidad que tienen la mayoría de sus futbolistas para pasar, desbordar y, sobre todo, conducir hacia portería. Porque no son solamente los tres atacantes, sino también ambos interiores. Igual a nivel coral con el balón tampoco es un equipo trabajadísimo en cuanto a fluidez se refiere, pero gracias a esta presión brilla lo mejor que tiene: el talento individual.